Cómo escribir el plan de negocios para tu restaurante (1)

El concepto del plan de negocios para tu restaurante

Si estás leyendo estas líneas, probablemente la idea de un plan de negocios para tu restaurante no te es extraña, tal vez ya hace tiempo que acaricias la idea de abrir un restaurante, puede que haya sido tu sueño, le hayas dado vueltas al asunto, y después de un análisis al que podríamos llamar, prematuramente práctico, aparcaras temporalmente la idea, dejaras de soñar.

Si este es tu caso, hoy voy a pedirte que por unos minutos retomes ese sueño, como primer paso de un largo plan de acción, en la elaboración del plan de negocios de un restaurante.

Vamos a soñar despiertos

Empecemos por algo muy sencillo, vamos a soñar despiertos, cierra los ojos e imagina que se lo cuentas a tu mejor amigo, descríbele la idea:

  • ¿Qué tipo de comida se serviría en tu restaurante?
  • ¿Puedes saborearla?
  • ¿Qué verías al entrar en tu restaurante?
  • ¿Cómo es la decoración?
  • ¿Suena música en él?
  • ¿Ya tienes pensado el nombre?

¿Qué lo hace único?

  • ¿Qué experiencia única ofrece a los clientes?
  • ¿A qué tipo de clientes atrae?
  • ¿Cómo es la carta?
  • ¿Qué tipo de bebidas se sirven?
  • ¿Cómo son los servicios?
  • ¿Cómo son las mesas?
  • ¿Hay algún tipo de mueble especial?
  • ¿Tiene un tipo determinado de iluminación?
  • ¿Tiene la cocina abierta al público?
  • ¿Cómo van vestidos los empleados del local?
  • ¿Dónde se ubica?
  • ¿Qué dicen de él las publicaciones del sector de la restauración?

Ya tienes uno de los primeros pasos del plan de negocio: “El concepto”

Si has respondido sin problemas a todas estas preguntas, perfecto, entonces ya tienes uno de los primeros pasos del plan de negocio: “El concepto”. Pero no nos detengamos aquí todavía, sigue imaginando que hablas con tu amigo, cuéntale ahora qué ha inspirado el concepto:

  • ¿Cuándo surgió la idea?
  • ¿Hay quizás alguna historia personal detrás?
  • ¿Has contagiado a tu amigo de tu entusiasmo? Eso sería un buen síntoma.

Todo empieza con una idea.

Pues bien, la buena noticia es que todo en esta vida empieza con una idea, todos los grandes proyectos, muchos de los cuales parecían imposibles se iniciaron con una idea, y parece que tú tienes una. Y si bien una idea por si sola no siempre es suficiente, si la acompañamos del plan adecuado puede fructificar.

En nuestro caso el plan es: “el plan de negocios para un restaurante”, está sistemáticamente estudiado y contempla cuidadosamente una gran variedad de aspectos que han de ser tenidos en cuenta antes de abrir el  negocio. Descuidar cualquiera de ellos, puede ponernos en riesgos innecesarios o directamente frustrar nuestro plan.

“La aventura puede ser loca pero el aventurero debe estar cuerdo”

Sin embargo:

  • Estudiar el mercado
  • La investigación de la competencia
  • Entender a nuestro público objetivo
  • El plan de marketing
  • El estudio financiero y el presupuesto

Todo ello va a estar al servicio del concepto que hemos soñado dejando volar la imaginación libremente, entusiasmándonos, y muy importante, sin limitar el flujo de ideas con una practicidad prematura. Y hoy nos viene como anillo al dedo el dicho: “La aventura puede ser loca pero el aventurero debe estar cuerdo”. Puesto que, como aventureros podemos permitirnos tener ideas atrevidas, siempre y cuando demos muestras de cordura con un plan de negocios bien estructurado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Seis cualidades de un Maitre

Seis cualidades que debería poseer un buen maître

Cada vez con mayor frecuencia, los clientes acuden a los restaurantes en busca de una experiencia que trasciende lo estrictamente gastronómico, constituyendo una parte fundamental de la misma el trato que reciben en nuestro establecimiento, siendo este además uno de

Leer Más >>